cuantas prostitutas españa cual es la profesion mas antigua

El teatro tiene la ventaja sobre el cine, al menos en el género cómico, de que puedes hacer pruebas. Con eso se consigue añadir risas a la función. Cuando estrenamos Lina Morgan y yo la revista La marina te llama, la gente no se reía mucho. Al poco tiempo de esto Lina pudo comprarse el Teatro de la Latina. Ciudad Rodrigo, una bella ciudad declarada monumento nacional, año Actuaba a la sazón en esa ciudad con la compañía de mis padres, Compañía de comedias cómicas Puchol Ozores.

Vivía en una modesta pensión. Me tumbé en mi colchón de borra a estudiar la próxima obra de teatro que íbamos a representar. Tres de la madrugada. Nadie a quién pedir lumbre. Fui a la calle. El sereno no fumaba. No me quiso dar las señas de alguna casa de lenocinio. Por otra parte ir a una casa de prostitución a pedir una cerilla no es nada normal. Regresé a mi pensión.

Me tumbé en mi cama…soplé, y apagué la vela. Pues ése soy yo. Yo interpreté a los diecinueve años. Fue mi primera oportunidad de interpretar a don Juan.

Naturalmente, era lo suficientemente inconsciente para no concederle excesiva importancia, aunque en los primeros ensayos empecé a aterrarme. Me aprendí no sólo mi personaje, sino el de toda la obra de Zorrilla, y en verso. Mandaron la sastrería de Madrid y ahí empecé a envanecerme. Siempre al que interpretaba a don Juan le daban el mejor traje, y sobre todo… la mejor espada. A pesar del tiempo transcurrido, recuerdo que estuve bastante bien, y lo sé porque en aquel momento en Zamora el crítico del periódico local era Gua, el gran humorista y mi gran amigo, con el que me sigue uniendo una gran amistad.

Por cierto, el empresario del teatro se llamaba San Vicente. Entonces yo era muy pequeño, porque en los años cuarenta tener diecinueve años era ser, pero que muy pequeño.

La penuria de los años cincuenta en la revista. Durante muchos años actué en diversas compañías de revista. Por los años cincuenta empezaron a salir las medias llamadas de cristal, pero eran carísimas.

El vestuario de las bailarinas —esto de bailarinas es un eufemismo— era absolutamente sorprendente. Los sombreros que utilizaban eran esas macetas de tamaño mediano de barro pintadas de colores con Titanlux.

Tenían un fuerte barboquejo para que el peso no las hiciera caer. Sobre un pequeño pantaloncito llevaban una especie de flecos confeccionados con bolsas de basura de diferentes colores, que con unas tijeras eran cortadas para darles esa forma de flecos. Con asistencia del autor. Las que casi siempre estaban en provincias eran las compañías modestas. Entonces se veía tanto teatro porque no existía la televisión y se hacía muy poco cine en nuestro país.

Esto consistía en que, al final de la representación, los propios actores de la compañía recitaban versos, hacían juegos de manos, algunos hasta cantaban una canción de moda. Pero había también otra novedad. El autor estaba en Madrid y no se le ocurriría ir a un pueblo perdido en el mapa de España. Pero todo estaba previsto. A uno de los actores de la compañía se le ponía unas gafas, un bigote, un buen traje, y al final de la representación salía a saludar haciéndose pasar por el autor.

Este truco siempre funcionaba bien, hasta que un día en que se representaba La dama boba salió el autor a saludar. Tres eruditos del pueblo, el boticario, el alcalde y el médico pusieron el grito en el cielo: Los actores ese día con lo que les arrojó el respetable tuvieron una opípara cena vegetariana, con los tomates, zanahorias y diversas verduras que les tiraron al escenario. Esto sería en , recién terminada la guerra civil. Entonces había una costumbre que utilizaban todas las compañías de teatro: Felicitémonos por el final de esta guerra fraticida entre hermanos.

Aquí en Tortosa como en toda España celebremos este hecho. Es que Tortosa es un pueblo especial. Hubo un silencio total. Ni un aplauso, nada. Mi padre salió del escenario y le dijo a mi hermano José Luis Peliche: Mi hermano hizo una pausa y le contestó: Por los años cincuenta y sesenta existía un autor teatral llamado Ramón Torrado que escribía comedias muy comerciales pero que no gozaba de la simpatía de los intelectuales.

Uno de ellos dijo de dicho autor: Los fines de fiesta de los años cincuenta. Con la compañía de mis padres, Compañía Puchol-Ozores, estuvimos cinco meses consecutivos en el Teatro Pavón de Madrid, a cinco pesetas la butaca.

Entonces la familia no teníamos casa en Madrid y vivíamos en una pensión en la calle Doctor Cortezo. Un buen día a mitad de la canción le dio un ataque de tos La función debe continuar. Pasar el año nuevo en el escenario. También he pasado muchos años nuevos encima de un escenario en Madrid, y sobre todo en provincias. El primer acto transcurre normalmente. El ritual de las doce campanadas, que es cuando entra el nuevo año, suele acontecer un poco antes de que termine el primer acto.

Por megafonía se conecta siempre con Radio Nacional y hay una espera de unos minutos antes de que suenen las campanadas. Llega el momento de las doce campanadas. Abrazos del respetable entre sí, y también entre los que estamos en el escenario. Sobre todo en provincias. Su alegría es desbordante, las conversaciones entre ellos se cruzan, se oyen risas y naturalmente no se enteran en absoluto de lo que decimos los que estamos encima del escenario Un día fue por el conocido Café Gijón y contó la triste historia de lo que le había ocurrido en la playa de Santander.

Su hijo de siete años se estaba bañando en el mar y no sabe cómo ocurrió realmente, pero se ahogó. Pidió a todos sus amigos que hicieran una colecta para pagar el entierro. Entre todos le consiguieron veinte mil pesetas. Exactamente al día siguiente Castañares paseaba por la calle con su hijo de siete años y se encontró con uno de los del Café Gijón que había organizado la colecta para el entierro del niño. Lo saqué del agua, le hice la respiración artificial Este Castañares era un ser increíble.

En los años sesenta se hizo empresario de una compañía, y sólo se le ocurrió ir al Amazonas. No se sabe cómo consiguió una subvención del ministerio. Los actores iban en piraguas por el río, se detenían cuando veían un grupo de salvajes y hacían una representación delante de una audiencia que portaba arcos, flechas y lanzas. Reinar después de morir , El místico , La dama boba , Hamlet. Incluso chocaban los escudos contra las lanzas para demostrar su contento.

Iba a la Embajada del Reino Unido y le contaba al embajador que en el Teatro Español se iba a representar una obra de un célebre autor inglés y que los ingresos se destinarían a los huérfanos de los bomberos ingleses.

Él llevaba dos entradas, dos palcos al precio de cinco mil pesetas cada uno. Naturalmente el embajador, agradecido por el detalle para con los huérfanos de los bomberos ingleses, abonaba el precio con mucho agrado. Castañares le recordaba el día y la hora de la representación: Esto mismo lo hacía con las embajadas de Francia, Alemania, Italia y cuantas había en Madrid.

Entre el numeroso grupo de personas que allí se encontraban se oían estos comentarios de algunos embajadores que ya se habían dado cuenta de la estafa: La influencia exterior en el éxito de los estrenos. Cuando se estrena una obra de teatro o una película hay infinidad de factores que influyen de una manera directa en el éxito: Siempre se buscan excusas cuando un estreno fracasa, pero esto no son excusas, esto ocurre, no muy frecuentemente, pero yo lo he podido vivir en mis propias carnes.

La circunstancia de que estuvieran haciendo obras en la puerta del teatro, se dio aquí en Madrid hace varios años. Justo frente al Teatro Infanta Isabel. Estaban levantando la acera y había que dar un tremendo rodeo para poder entrar en el teatro.

Al día siguiente se estrenaba una obra Esa misma noche treinta obreros arreglaron la acera en seis horas exactamente. Este embuste le sirvió para poder estrenar, por cierto con un. Las cadenas de televisión. Los mayores detractores de la pequeña pantalla no son unos cuantos, es España entera. Yo creo que hay varios motivos para que exista este rechazo tan generalizado: Tienen experiencia suficiente después de muchos trabajos en el cine o en el teatro para no equivocarse en la elección de una serie o de un programa cualquiera.

Yo admito que los directores de las cadenas no tienen tiempo de leer los guiones, aunque no vendría mal que leyeran alguno. Pero algo huele mal en Dinamarca. Este ir y venir a todas las cadenas duró tres años, incluso se dice que envió el mismo guión repetidas veces con distintos títulos. Finalmente uno de los pocos lectores inteligentes de Televisión Española… le dio luz verde. Algo parecido le sucedió a Santiago Segura con su primer Torrente. Esta vez fueron sólo cuatro años de productora en productora, y siempre con la misma frase como respuesta: Claro, entonces las cosas saldrían mejor y no hay costumbre.

Yo, modestamente, he escrito guiones de cine, teatro y creo tener experiencia después de ciento sesenta películas para asegurar que lo que yo hago es por lo menos representable.

Tengo entendido que en todos los países hay una especie de grupo de personas sin ideas políticas ni religiosas que se dedican a que haya ética en todas las cadenas de televisión. Me he enterado de que aquí también existe, pero deben estar escondidos.

Esa mal llamada censura por algunos yo la considero absolutamente necesaria. Claro que esto es predicar en el desierto. Una o dos voces no significan nada ante los. Los aplausos en las series o en los concursos. Empecemos por los aplausos en los concursos. En éstos hay dos variantes. En éstos, cuando un concursante acierta, se escuchan unos aplausos pero no se ve a quién aplauden. Es un disco o una cinta magnetofónica.

Generalmente no corresponden los rostros de los invitados a la satisfacción que les tiene que producir. Con lo que respecta a las series supuestamente consideradas como cómicas extranjeras, la cosa es distinta. Las risas entran en momentos desconcertantes. En inglés tiene una doble intención y quiere decir una cosa graciosísima, pero al traducirlo en español no quiere decir nada, y precisamente ahí ponen unas risas desternillantes. Esto en las series americanas ocurre con mucha frecuencia.

Suponen que el telespectador medio es tonto y no entiende la ironía de la frase. Una cosa es que con la publicidad te obliguen a comprar algo que no necesites Lo considero hasta ofensivo para tu intelecto. Berta OG Texto original: La prostitución ya no es considerada como un vestigio medieval patriarcal, sino subversiva, liberadora, incluso feminista.

A los movimientos feministas se les vendió la prostitución como el derecho de la mujer a su propio cuerpo; a los neoliberales, como un símbolo del libre mercado; a la izquierda, como "trabajo sexual" que necesita sindicatos y derechos laborales; a los conservadores, como un acuerdo privado convenido entre dos personas al margen de toda intervención social; al movimiento LGTB, como sexualidad que exige su derecho a expresarse.

La prostitución se convirtió en un camaleón capaz de adaptarse a todas las ideologías. Y cuando la izquierda abraza la prostitución como "trabajo", lo hace pasando por alto que el marxismo considera el trabajo como algo intrínsecamente alienante que debería ser abolido y el resultado de la pérdida de la capacidad de trabajadores y trabajadoras a decidir sobre sus propias vidas.

El discurso del trabajo del sexo fue inicialmente un discurso marginal surgido en el ambiente político creativo y caótico de California. Obtuvo relevancia cuando el gobierno holandés lo promocionó con miras a preparar el terreno a la re-legalización de la industria del sexo.

Holanda, con su floreciente industria sexual, tenía a todas luces un interés económico en obtener impuestos de ella. Pero si la prostitución tenía que ser considerada una profesión, era fundamental que hubiera sindicatos, y así fue cómo la organización De Rode Draad El Hilo Rojo se convirtió en el primer sindicato de este tipo en el mundo.

Hay hoteles en Amsterdam que ponen a disposición de los turistas folletos en los que se les asegura que no deben sentirse culpables de pagar por sexo, ya que "muchas" prostitutas pertenecen al sindicato De Rode Draad. Actualmente trabaja en el Comité Internacional por los Derechos de las Trabajadoras y los Trabajadores del Sexo en Europa ICRSE , en el que -curiosamente- nos encontramos a menudo con los mismos políticos, universitarios y trabajadores sociales apareciendo una y otra vez y construyendo su carrera profesional a base de hablar del derecho a hacer algo que ellos personalmente no han hecho.

Dado que la industria del sexo ha aumentado en el mundo entero, el discurso del trabajo sexual ha adquirido un estatus hegemónico. Y así fue cómo segmentos de la izquierda y del movimiento feminista se tragaron el anzuelo de la propaganda con el plomo y el sedal: Resulta cuando menos extraño. Hace cien años, la lucha contra la prostitución era un asunto crucial tanto para el movimiento obrero como para el movimiento de las mujeres. Los estibadores tenían claro que la prostitución condenaba a sus hermanas de la clase obrera a ser utilizadas por los hombres de clase alta y no estaban dispuestos a permitirlo.

Por lo que se refiere al movimiento de las mujeres, lucharon contra la prostitución antes incluso de exigir el derecho al voto: La prostitución no ha cambiado.

Sigue siendo la misma industria, los mismos hombres con dinero comprando mujeres pobres, la misma explotación, la misma violencia y la misma trata aquello que en el pasado se llamaba "trata de blancas". Lo que cambió fue la etiqueta. Vi cómo se repetía siempre el mismo patrón: También era frecuente encontrar a personas relacionadas con la investigación o con ong's copando la junta directiva mientras que sólo había una persona en la organización con experiencia en prostitución.

En el caso de la organización española Ambit Donà, no contaban ni con una sola persona ejerciendo la prostitución, por mucho que aseguraran "defender el derecho a ser putas". A veces, los grandes sindicatos contaban con una sección para las personas en situación de prostitución, como era el caso de CCOO en España o el sindicato Ver.

Ni una sola persona en situación de prostitución se afilió a CCOO. Huschke Mau, una superviviente alemana de la prostitución, escribió: Porque tenía miedo de que me preguntaran por qué ya no quería seguir trabajando como prostituta si era un trabajo como otro cualquiera.

Cuantas prostitutas españa cual es la profesion mas antigua -

Pero es una postura, no un defecto físico. El escote es muy generoso. Al día siguiente se estrenaba una obra Yo me llevo muy bien conmigo como actor.

Pinchando aquí pueden ver los artículos relacionados con la prostitución. En el código civil de Italia también se prevé la nulidad de los contratos que contravienen las buenas costumbres, mientras que, en los otros países, esta ausencia de reconocimiento no es explícito. En todos los países salvo Holanda y Alemania , la ausencia de reconocimiento jurídico de la profesión impide a las prostitutas disponer de una cobertura social completa. Si ejercen en " club ", suelen ser asalariadas. Cuando esto no es así, las prostitutas no pueden tener el estatuto de trabajador autónomo.

Deben por lo tanto suscribir un seguro voluntario, a menos que su país - es el caso de Inglaterra, Dinamarca, Italia y Suecia , ofrezcan una cobertura social mínima a todos sus residentes, al margen de su actividad profesional. Alemania legaliza la prostitución Alemania aprobó un histórico proyecto de ley que regula la prostitución. Eso sí, también impone limitaciones a los lugares donde pueden ejercer su profesión. España no ingresa sus impuestos En nuestro país la prostitución queda en un apartado de la economía sumergida y por tanto los ingresos de las prostitutas no son imponibles.

En otros países como Inglaterra, Dinamarca, Italia y Suecia, los ingresos de las prostitutas son imponibles, porque el hecho generador del impuesto es independiente de la legalidad de la actividad. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Los irlandeses votan a favor de permitir el aborto. La católica España de Franco asombraba al mundo regulando la prostitución y se reconocía oficialmente que a comienzos de los años 40, una de cada 25 mujeres que vivían en Madrid ejercía la prostitución, obligadas, en gran medida, por el hambre reinante.

Muchos hombres actuales debieran aprender de los jerónimos de entonces. Y es que aquellos santos varones eran hombres muy machos: No se les podía exigir, pues, la castidad. Y es que, como tenía claro Moratín, la prostitución era un mal menor en una sociedad necesitada de expansiones. O eran putas las profesionales, o lo serían todas las mujeres: Se quejaba una copla popular: Lord Byron quedó prendado de una puta gaditana, de nombre Inés, como la monja de don Juan.

Inés era una mujer risueña, y su modo de bromear con la tristeza del inglés cuando se despide de ella es el inicio del poema que el lord le dedica: Otro personaje de postín, Luis II de Baviera, quedó absolutamente encoñado con una tal Lola Montes, parece ser que gracias a las prodigiosas habilidades amatorias de esta cazadora a lo filipino del siglo XIX, también ella experta en capturar talentos adinerados.

Teófilo Gautier era un gran admirador de la puta hispana, al igual que Prosper Merimé, quien escribió Carmen y otras narraciones gracias a sus conocimientos de campo del modus operandi de la putas andaluzas, quienes le dejaron profunda huella.

Y Alejandro Dumas, gran pecador también, llamaba princesas a las putas andaluzas. En noviembre de se decretaba la reorganización del Patronato de Protección a la Mujer y la creación de establecimientos para regeneración de extraviadas, que venían a sumarse a los centros religiosos ya existentes, los cuales todos habían cobrado nuevo vigor con el franquismo.

cuantas prostitutas españa cual es la profesion mas antigua

0 comments

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *